Crítica constructiva (Cooperrider)

¿Qué es la Crítica Constructiva? Explicación

La siguiente definición del orientamiento práctico de la Crítica Constructiva (CC) es proporcionada por David L. Cooperrider:

La Crítica Constructiva trata sobre la búsqueda de la co-evolución, para el mejor, de la gente, de sus organizaciones, y del mundo relevante que existe alrededor de ellos. En su enfoque más amplio, implica el descubrimiento sistemático de qué da “vida” a un sistema vivo cuando es la más vivo, la más eficaz, y lo más constructivo posible capaz en términos económicos, ecológicos, y humanos. AI implica, en una manera central, el arte y la práctica de hacer preguntas que consoliden la capacidad de un sistema prende, anticipa, y aumenta potencial positivo. Centralmente implica la movilización de la investigación con hacer a mano de la “pregunta positiva incondicional” a menudo referente centenares o a veces a millares de gente.

En la C.C., la tarea ardua de la intervención es substituida por la velocidad de la imaginación y de la innovación; en vez de la negación, criticismo negativo y de un diagnóstico entrampado y retorcido, hay descubrimiento, sueños, y diseño. La C.C. busca fundamentalmente, construir una sólida unión entre toda la gente y lo que esa misma gente dice y cree sobre sus: ogros, activos, potenciales inexplorados, innovaciones, fortalezas, pensamientos íntimos, oportunidades, comparaciones, momentos entrañables, valores vivos, tradiciones, capacidades estratégicas, historias, expresiones de sabiduría, anidadas en el interior de la empresa el su espíritu más profundo - y sus visiones más apreciadas sobre su futuro posible. Tomando todos los éstos juntos como una gestalt, AI deliberadamente, en todo él lo hace, intenta trabajar de cuentas de esta “base positiva del cambio” - y asume que cada sistema vivo tiene muchas cuentas sin aprovechar y ricas e inspirantes del positivo. Conectando esta energía directamente a cualquier agenda del cambio y los cambios que nunca pensaron posibles, serán reiterada y democráticamente realizados.

Según la filosofía de la C.C., los sistemas humanos crecen alrededor de la dirección de lo que persistente se pregunta, y esta propensión es más fuerte y más sostenible cuando los objetivos y los resultados finales de la investigación se correlacionan positivamente. La cosa más prolífica que un grupo puede hacer, si buscar liberar el espíritu humano y construir una consciente de un futuro mejor, es hacer el centro de la crítica constructiva una característica común y explícita para todos.

Cooperrider menciona 5 principios básicos de la Crítica Constructiva

1. Principio Construccionista. Un simple enunciado: El objetivo del       conocimiento humano y el organizacional, están entretejidos. Para ser eficaces como ejecutivos, líderes, agentes de cambio, etc., debemos ser peritos en el arte de entender, de leer, y de analizar organizaciones como construcciones humanas vivas.

2. Principio de la simultaneidad. Aquí se reconoce que la crítica y el cambio no se dan en momentos separados, sino más bien de forma simultánea. La crítica es participación. Las semillas del cambio - son las cosas que la gente piensa y dice; las cosas que la gente descubre y aprende; y las cosas que propician el diálogo e inspiran imágenes de futuro - están inmersas en las primeras críticas que hacemos. Nuestras preguntas están influenciando lo que “encontramos”. Y qué “descubrimos que” (los datos) hacemos el material lingüístico, las historias, fuera de las cuales se concibe el futuro, conversadas alrededor, y construidas.

3. Principio poético. Una metáfora aquí es que las organizaciones humanas son mucho más parecidas a un libro abierto que, por ejemplo, a una máquina. La historia de una organización está siendo constante coproducida. Por otra parte, el pasado, el presente, o el futuro son una fuente sin fin de aprendizaje, de inspiración, o de interpretación. Precisamente, como lo son, por ejemplo, las innumerables posibilidades interpretativas de una poesía o de una estrofa del texto bíblico. La implicancia más importante es que podemos estudiar virtualmente casi cualquier asunto relacionado con la experiencia humana, en cualquier sistema, u organización. Podemos criticar la naturaleza de la alienación o de la alegría, el entusiasmo o baja motivación, la eficiencia o el exceso, en cualquier organización humana.

4. Principio de anticipación. El infinito recurso humano que tenemos para generar, constructivamente, el cambio organizacional, es nuestra imaginación y el discurso colectivo sobre el futuro. Uno de los teoremas básicos de la visión anticipada de la vida organizacional es que la imagen del futuro, es lo que en efecto guía, lo qué se podría llamar: el comportamiento actual; de cualquier organismo u organización. Como una proyección de una película en una pantalla, los sistemas humanos están proyectando, por siempre, delante de sí mismos, un horizonte de expectativa. En sus conversaciones, metáforas y en el lenguaje que utilizan. Esto atrae el futuro poderosamente hacia el presente, como un agente movilizador.

5. Principio positivo. Este último principio no es tan abstracto. Esto nace luego de años de experiencia trabajando con la crítica constructiva. Más sencillo. Es nuestra experiencia que nos dice que son necesarias grandes cantidades de actitud positiva y compromiso social, para construir y sostener una situación de cambio permanente. Las cosas tienen sabor de esperanza, de entusiasmo, de inspiración, de cariño, de camaradería, de sentido del urgente propósito, y de alegría por la creación de algo significativo juntos. Lo qué hemos encontrado es que, cuanto más positiva es la crítica que nosotros hacemos en nuestro trabajo, más duradero y acertado será el esfuerzo para el cambio. También hemos descubierto que no ayuda, comenzar nuestras críticas desde el punto de vista que el mundo es un problema a ser resuelto. Somos más eficaces mientras podamos conservar por más tiempo el espíritu de la investigación del eterno aprendiz. La tarea principal para hacer la diferencia, es profundizar y sembrar, mejores y más catalíticas maneras de implementar una incondicional crítica constructiva.

Origen del método de Crítica Constructiva. Historia

La C.C. ha sido descrita por los observadores en miles de maneras: como un paradigma de la evolución consciente, engranada para las realidades del nuevo siglo (Hubbard, 1998); como metodología que lleva la idea de la construcción social a la realidad en su extremo positivo - especialmente con un énfasis en la metáfora y las formas narrativas emparentadas con el conocimiento, el lenguaje, y en su potencial como fuente de la teoría generativa (Gergen, 1996); como el avance más importante de la Investigación Activa en la última década (Bushe, 1991); como descendiente y “heredero” a la visión de Maslow de una sociología del positivo (Chin, 1998; Curran, 1991); como una poderosa segunda generación de Desarrollo Organizacional práctico (French and Bell, 1995; Porrras, 1995; Mirvis, 1993); como modelo de una ciencia participante muy necesaria, un “nuevo yoga de la investigación” (Harman, 1991); como un acercamiento radicalmente decidido al cambio, que permite ir totalmente hacia una Gestión basada en problemas, y al obrar así, hacer transformaciones radicales al planeamiento estratégico, al método de análisis, al cambio cultural, a los métodos de integración de fusiones, al acercamiento hacia la Gestión de Calidad Total, a los sistemas de evaluación, a los sistemas socio-técnicos, etc. (White, 1997); y pasado, como piedra del filósofo del OD (Sorenson, et. al 1996).

Pasos de la Crítica Constructiva. Proceso

1. Descubrimiento. Movilizando la totalidad del sistema de evaluación crítica hacia el centro del sistema de cambio positivo;

2. Sueño. Creando una visión orientado a resultados sin obstrucción en relación a potencial descubierto y en relación a cuestiones de un propósito más alto, es decir, “¿cuál es el mundo que nos llama para convertirse?”

3. Diseño. Creando posibilidades viables de la organización ideal, esto es, crear un diseño de organización que promueva en el personal la sensación de ser capaz de magnificar o eclipsar los fundamentos positivos centrales, y de traer a la realidad, el nuevo sueño articulado; y

4. Destino. Fortaleciendo la capacidad positiva del sistema completo, disponiéndolo para construir esperanza e ímpetu, alrededor de un propósito profundo, y creando los procesos de aprendizaje, ajuste, e improvisación. Como lo hace un grupo de jazz luego de un tiempo juntos.

Las organizaciones - propone la teoría de la Crítica Constructiva – son primero y más que nada, centros de relatividad humana; y que las relaciones prosperan donde hay un ojo elogioso. Cuando la gente ve lo mejor del otro, cuando comparte sus sueños y preocupaciones de una manera positiva, y cuando esta completamente conectada para crear no sólo mundos nuevos, sino además mundos mejores. La velocidad y gran extensión informal de este aprendizaje elogioso sugiere que cada vez más - creemos nosotros- crece el desencanto por otras agotadas teorías del cambio. Especialmente con las vinculadas con los vocabularios de carencias humanas. La Crítica Constructiva sugiere la necesidad urgente de trabajar con la gente, con los grupos, y las organizaciones, métodos más constructivos, positivos, defensores de la vida, e incluso con la ayuda y participación de propuestas espirituales.

Fuente: http://www.12manage.com/methods_cooperrider_appreciative_inquiry_es.html

0 comentarios:

Advertencia

Este Blog no tiene fines de lucro, ni propósitos comerciales, el único interés es compartirlo con fines educativos con estudiantes y docentes del tema.